Estoy en momentos difíciles.

Estos últimos meses han sido muy malos; faltando a clases, sintiéndome incapaz, fea, estúpida y todo eso que alguna vez muchas personas dijeron de mí en el pasado.

Es triste que ahora termine por creerlo; recuerdo en mis años de adolescencia llorar desconsoladamente  en las noches porque no entendía qué sucedía, por qué me trataban como si fuera lo peor en el mundo, por qué me decían perdedora, horrible, y más…

Yo siempre he intentado bloquear todo, recuerdo inventar estar enferma para no ir al colegio y tantas cosas hasta el punto de enfermarme de verdad, tenía muchas fobias que gracias al universo y a un ser mágico, lo sobrellevo bien y socialmente estoy mejorando.

Preguntas que me hacía niña era :

– ” ¿Por qué a mí, qué he hecho para merecer vivir asi o ser marginada todo el tiempo ? ”.

Y hasta ahora me hago la misma interrogante lo cual me asusta muchísimo.

Me volví ermitaña y alienada.

Todo ese sufrimiento, mi vida tan difícil y de sobreviviente me desconcerta un poco. Nacer prácticamente al borde de la muerte con el cordón umbilical asfixiandome , con justamente 3 vueltas es ese impulso que me dice: –  Susana no termines con tu vida, ni mucho menos vuelvas a lastimarte. Quizas ya no lo hago físicamente pero sí lo hacía o (hago mentalmente).

No tenía amigos de verdad ; me aparte del contacto humano y estuve encerrada por un año en mi casa, contando con la familia y ya; bueno pienso que están pero yo no existo y desde siempre he querido irme y ahora nada me lo impide y por ello lucho.

Pasaron dos años, me recuperé de una ruptura, y me empezé a sentir como el ave fénix, hasta que todo se desmoronó por una amistad que a las finales no sé qué quería de mí; que ahora me odia por las razones que sea y se entiende. No soy alguien fácil de tratar y tengo mucho dolor encima.

Volví con un ex que me hizo demasiado feliz, le dí una oportunidad; y fue hermoso.

Una de las mejores experiencias que haya vivido y todo lo que me dío en la relación fue un gran aprendizaje y siempre le estaré agradecida. Como todo, es sumamente difícil.

Las relaciones tienen sus altas y bajas entonces estoy en un gran dilema…

Lo amo y quiero siempre lo mejor para Él; estudia en otro continente ahora y es muy complicado y a la vez bonito… Yo no estoy bien psicológicamente hablando por la depresión, traumas,  mi casa y más.

No estoy depresiva (creo yo) pero sí estoy bien triste, desmotivada, me siento incapaz y sin fuerzas.

He sido hiriente con él porque estoy segura que su familia no me quiere en su vida y obviamente creen que él me olvidará con el tiempo y todo eso; y actué así con él desde que aparecí en la casa de sus padres porque lo percibí. Yo sé que soy la única persona aparte de al menos dos amigos de él  que verdaderamente queremos y nos preocupamos por Él; más que a nadie me hiere lo que he hecho para que él esté mejor o por eso que siempre hacen terceros de arruinar relaciones.

Él se deja influenciar por lo que otras personas le dicen y siento que ésas ”amigas”que tiene o quién sabe qué otras personas realmente quieren que nos separemos. Sería múy estúpido de parte de él, creerles cuando el sabe lo maravilloso que fue nuestro amor, lo que crecimos, lo que somos capaces de hacer estando juntos… Siempre he sentido que nadie se arriesga a tenerme como amiga, ser querido o como amor. Siempre me abandonan y me hice una esperanza de que él estaría en mi vida para un ” siempre”, él me lo a demostrado pero siento que algo sucede y no sé qué es.

Yo soy fiel y leal con los que amo, espero lo mismo pero no todos son como yo. En mi caso lo respeto muchísimo , más que a nadie y lo seguiré haciendo; ahora me enfoco en mi arte y seguir viviendo de esto, ya tengo trabajo, estoy ahorrando y más.

 

En Abril regreso  a mi país , nuestro país , respectivamente para resolver lo de su pasaporte y otros asuntos. Algo fuerte pasó antes de vernos por causa de ”terceros” involucrandose en cosas que no les compete.

Nos vimos y al principio fue doloroso pero después de ahí todo fue perfecto, mágico, de ensueño. Dijimos y nos prometimos que lucharíamos por nuestra relación. Ahora él sí estaba seguro del amor y quería estar conmigo;  pero ahora él se encuentra tan sólo allá, sé que me necesita, sé que quisiera amigos, gente que tenga gustos en común; me duele verlo encerrado y triste porque yo lo conocí de esa forma, siendo rechazado y me veía a mí misma más joven pero la única diferencia es que yo sí aprendí a estarlo y él no sabe como manejarlo y por ello comete muchos errores, y cosas equívocas.

Yo me he sentido tan tan tan al borde del suicidio que no sé cómo ser para él, qué ofrecerle… Muy triste…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s